Acerca de Masacre en el Pabellón Séptimo

Autora de "Masacre en el Pabellón Séptimo". Abogada querellante en la causa judicial sobre la masacre sucedida el 14 de marzo de 1978 en el pabellón séptimo de la cárcel de Devoto.

#NoAlTrasladoDeLaCárcelDeDevoto

CONFORMACIÓN DEL COLECTIVO “NO AL TRASLADO DE LA CÁRCEL DE DEVOTO”

El martes 26 de junio se conformó el Colectivo “No al traslado de la cárcel de Devoto”, cuyo objetivo es:

– Evitar que se demuela el edificio donde funciona la Cárcel de Devoto, denominado Complejo Penitenciario Federal de la CABA (CPFCABA)
– Evitar el traslado de las personas privadas de libertad que actualmente están alojadas en la Cárcel de Devoto.

La reunión fue convocada por el Equipo Jurídico de la causa por la Masacre en el Pabellón Séptimo, hecho sucedido el 14 de marzo de 1978 y declarado delito de lesa humanidad el 14 de agosto de 2014.

Participaron representantes de:

Equipo Jurídico Masacre en el Pabellón Séptimo.
Sobrevivientes y familiares Masacre en el Pabellón Séptimo.
Liga Argentina por los Derechos del Hombre.
Asociación de Familiares de Detenidos.
H.I.J.O.S.
Coordinación de la Carrera de Sociología del Programa UBA XXII
Sindicato de Educadores en Contextos de Encierro
Escuelas primaria y secundaria funcionando en la Cárcel de Devoto.
Familiares de detenidos en la Cárcel de Devoto.

Se analizaron los distintos motivos por los que nos oponemos al traslado de la cárcel de Devoto:

– Porque es Sitio de Memoria, señalizado como tal en octubre de 2012.
– Porque hay medidas de prueba pendientes solicitadas ante el Juzgado Federal 3, a cargo del Juez Daniel Rafecas.
– Porque el traslado significaría el final de la experiencia del Centro Universitario de Devoto (CUD), donde estudian unos 400 detenidos de los 1800 alojados en esa unidad.
– Porque significaría el final de la escuela primaria (250 estudiantes) y secundaria (200 estudiantes), y el despido de lxs docentes que allí trabajan.
– Porque, si el nuevo destino de los presos actualmente detenidos en la Cárcel de Devoto se ubicaría en localidades del Gran Buenos Aires como Marcos Paz o Mercedes, ello dificultaría notoriamente la posibilidad de que los presos reciban la visita de sus familias, afectando de ese modo no solo su derecho a la vinculación con sus seres queridos, sino también el derecho de sus familiares -un colectivo integrado casi en su totalidad por mujeres (madres, hermanas, hijas, novias, amigas)- a mantener ese vínculo. Esta violación de derechos es particularmente grave en cuanto afecta a niños, niñas y adolescentes, que deben ser gozar de protección especial en todos los ámbitos de su vida.
– Porque tornaría prácticamente nulo el derecho al trabajo, situación que ya padecen los detenidos que actualmente están alojados en las cárceles de Marcos Paz y Ezeiza.
– Porque alejaría a los detenidos de sus defensores y de sus juzgados, lo que supone una afectación de su derecho de acceso a la justicia.
– Porque los derechos a la Memoria, la Verdad y la Justicia y a la reinserción social, que incluye el de vinculación familiar, el de acceso a la justicia, al trabajo y a la educación, no pueden ser dejados de lado en aras de lo que solo es un negocio inmobiliario.

En tanto la cárcel exista como institución a la que la sociedad elige enviar a las personas que cometen delitos, debe estar en el mismo sitio que el resto de las instituciones. Los presos y presas tienen restringido solo el derecho a la libertad, no el resto de los derechos que nuestra Constitución Nacional establece para todas las personas.

#NoAlTrasladoDeLaCárcelDeDevoto
#NoALaDemoliciónYVentaAlMejorPostor
#DevotoNoSeMuda

Adhesiones:

Colectivo Nacional MARIO BOSCH de Abogadxs querellantes en causas de lesa humanidad
ANDHES
Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS)
Observatorio de Derechos Humanos de Río Negro
Red de Derechos Humanos de Corrientes
Asamblea Permanente por los Derechos Humanos (APDH)
APDH Regional Mar del Plata
APDH Regional La Plata
Xumec de Mendoza
Comisión Provincial por la Memoria
Consejo Superior de la Facultad de Filosofía y Letras de la UBA
Dirección de la Carrera de Sociología de la UBA
Coordinación de la Carrera de Sociología del Programa UBA XXII
Sindicato Único de Trabajadores Privados de la Libertad (SUTPLA)
Colectivo Juana Azurduy
Docentes por la Educación Pública
Espacio Memoria Virrey Cevallos, Alba Lanzilloto, Alba Pereyra, Osvaldo López
Jorge y Raquel Witis
Tati Almeida
Irma Parentella
Colectivo Quilmes Memoria verdad y justicia
Centro de Estudios Pedagógico, Sociales y Ambientales Paulo Freire
Foro por la Democracia y la Libertad de los Presos Políticos
Secretaría de Derechos Humanos de la CTA provincia de Buenos Aires
Docentes de nivel primario y secundario que trabajan en la Cárcel de Devoto.

Para adherir:

https://docs.google.com/…/1FAIpQLSfSU5Qj5cPVsPT9SJ…/viewform

A disposición se encuentran los siguientes documentos:

Convenio entre el Ministerio de Justicia y Derechos Humanos y el Gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.
Aprobación de la Legislatura de la CABA del Convenio entre MINJUS y CABA.
Medidas de prueba solicitadas por la Querella de Masacre en el Pabellón Séptimo al Juzgado Federal 3.
Amparo presentado en representación de familiares y sobrevivientes de la Masacre en el Pabellón Séptimo ante el Juzgado en lo Contencioso Administrativo Federal 12.
Resolución del Consejo Superior de la Facultad de Filosofía y Letras de la UBA rechazando la demolición y traslado de la Cárcel de Devoto.

Contacto:
Claudia Cesaroni, abogada querellante en la causa “Masacre en el Pabellón Séptimo”: 11 4404 5299

La imagen puede contener: texto
Anuncios

Sobre la demolición y venta al mejor postor de un Sitio de Memoria:

EL CASO DE LA CÁRCEL DE DEVOTO

El Gobierno nacional, a través de un convenio firmado entre el Ministerio de Justicia y Derechos Humanos de la Nación y el Gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires se dispone a violar la ley 26.691 de “Preservación, señalización y difusión de sitios de memoria del Terrorismo de Estado”, que establece: “ARTICULO 1º – Declárense Sitios de Memoria del Terrorismo de Estado, en adelante Sitios, a los lugares que funcionaron como centros clandestinos de detención, tortura y exterminio o donde sucedieron hechos emblemáticos del accionar de la represión ilegal desarrollada durante el terrorismo de Estado ejercido en el país hasta el 10 de diciembre de 1983.

ARTICULO 2º – El Poder Ejecutivo nacional garantizará la preservación de todos los Sitios a los fines de facilitar las investigaciones judiciales, como asimismo, para la preservación de la memoria de lo acontecido durante el terrorismo de Estado en nuestro país.”

El convenio: file:///C:/Users/Usuario/Downloads/1527615752418_ProyectodeNorma__Expediente_899_2018..pdf establece el modo en que se pretende demoler el edificio donde funciona la Cárcel de Devoto, y vender el predio al mejor postor, negando su carácter de Sitio de Memoria, donde se cometieron delitos de lesa humanidad, y violando la ley.

El edificio donde funciona la cárcel de Devoto comenzó siendo un “Depósito de contraventores” de la Policía Federal, inaugurado en 1927. Los terrenos habían pertenecido previamente a la Facultad de Agronomía y Veterinaria, y donados originalmente por su dueño, Antonio Devoto. En diciembre de 1957, mediante Decreto 4634 el predio se traspasó a la Dirección de Institutos Penales, y comenzó a llamarse “Instituto de Detención de la Capital Federal-Unidad 2”.

El 14 de marzo de 1978 se produjo en uno de sus pabellones, el Séptimo, una masacre de presos “comunes”, todavía impune, en la que fueron asesinados mediante el fuego, el humo, las balas y los golpes, 64 personas. Durante años, ese hecho fue conocido como “Motín de los Colchones”. En 2013, un grupo de abogadxs acompañamos a sobrevivientes y familiares en el reclamo de que se reabriera la causa, archivada por la justicia ordinaria, y se investigara como un delito de lesa humanidad. Luego de que la petición fuera rechazada en primera instancia, el 14 de agosto de 2014 la Sala I de la Cámara Federal de la Capital Federal declaró a la Masacre en el Pabellón Séptimo delito de lesa humanidad, y ordenó que se investigara como tal. En octubre de 2012 fue señalizada como Sitio de Memoria.

Senializacion Unidad Penal N°2 de Devoto

A partir de 2007 a la Cárcel de Devoto se la llama oficialmente “Complejo Penitenciario Federal de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires”. Ocupa cincuenta y cinco mil metros cuadrados en seis manzanas entre las calles Desaguadero, Pedro Lozano, Bermúdez y Nogoyá, en un barrio de alto nivel adquisitivo, uno de los motivos por los que se plantea derribar la cárcel y mudarla a otro sitio pese a la oposición de presos, familiares, docentes del Centro Universitario de Devoto, abogados/as, y organizaciones de derechos humanos que se interesan en la situación de las personas privadas de libertad. Resulta evidente que la decisión de construir cárceles lejos de los núcleos urbanos, en el medio de la nada, donde no se escuchan los gritos ni las protesta, donde solo se puede llegar atravesando rutas y autopistas, con autos particulares o pagando costosos transportes, es parte de la política más general de ocultar lo que allí dentro sucede.

El lugar elegido originalmente para el traslado fue el pequeño pueblo de Agote, a 6 kilómetros de la ciudad de Mercedes y 93 de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Sin embargo, el 30 de abril de 2017, el diario Clarín informaba sobre la decisión de cambiar el destino de la Cárcel de Devoto: “El Complejo Penitenciario Federal de la Ciudad de Buenos Aires, que tiene capacidad para 1.714 internos, en principio -tal como se había anunciado durante el gobierno de Cristina Kirchner, iba a ser reemplazado por el Complejo Agote, una nueva cárcel en Mercedes, pero la obra se demoró y ahora el Ministerio de Justicia negocia junto a la Ciudad de Buenos Aires la construcción de un nuevo penal en Marcos Paz. La intención es que para 2019 esté construida y que, una vez trasladado el último preso, la cárcel pase a manos de Ciudad para su demolición.”

El 3 de abril de 2018, el diario El Nuevo Cronista confirmaba que el traslado de la cárcel de Devoto no se hará a Agote, sino a un nuevo edificio que se construirá en Marcos Paz: http://www.nuevocronista.com/el-complejo-penitenciario-de-agote-podria-inaugurarse-a-fin-de-este-ano/:

En tanto, otra preocupación respecto de que se mudaría al complejo local la cárcel de Devoto, el funcionario (subsecretario de Relaciones con el Poder Judicial y Asuntos Penitenciarios del Ministerio de Justicia, Juan Bautista Mahíques) lo descartó de plano. ‘Ningún interno de Devoto va a ir a la cárcel de Mercedes. La situación del penal de Devoto se va a resolver cuando se construya una nueva cárcel para la cantidad total de internos en la ciudad de Marcos Paz’”.

El convenio que acaba de ser aprobado por la Comisión de Relaciones Interjurisdiccionales de la Legislatura de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires establece que el gobierno de la CABA se hará cargo de la construcción de ese nuevo lugar de encierro, fuera de su jurisdicción, y que el edificio actual será demolido, y vendido el terreno.

En el convenio NO se hace ninguna mención a que es un sitio de memoria, pese a que, como ya dijimos, está señalizado como tal desde octubre de 2012, por decisión de un área del Estado Nacional como es la Secretaría de Derechos Humanos. Tampoco se hace mención a que allí fueron asesinadas 64 personas el 14 de marzo de 1978; ni que se sometió a tratos crueles, inhumanos y degradantes a centenas de presos y presas políticas. El convenio viola abiertamente la Ley 26.691, que obliga al Estado a preservar sitios como la Cárcel de Devoto, donde se han ejecutado delitos de lesa humanidad:

http://www.saij.gob.ar/legislacion/ley-nacional-26691-preservacion_senalizacion_difusion_sitios.htm?5

Placa Devoto.jpg

La Masacre en el Pabellón Séptimo es materia de investigación judicial en el presente, en el Juzgado Federal Criminal y Correccional 3, cuyo titular es el juez Daniel Rafecas, a quien las abogadas de la querella, integrada por sobrevivientes y familiares, le hemos pedido que dicte una medida de no innovar, y que suspenda el proceso iniciado mediante el convenio entre el Gobierno de la CABA y el Ministerio de Justicia y Derechos Humanos de la Nación, ordenando la realización de las medidas de prueba pendientes; y evitando la demolición y venta de un sitio de memoria.

Convocamos a organizaciones de derechos humanos, organismos públicos, ex presos y presas políticas, docentes, militantes sociales, detenidos y familiares, y a la comunidad en su conjunto a que acompañe esta petición en el Juzgado Federal 3, y a que exija a los gobiernos de la CABA y nacional a que se abstengan de realizar cualquier cambio en la Cárcel de Devoto hasta tanto se culmine con las medidas de prueba pendientes; y que luego se resuelva su destino tomando en consideración que es un Sitio de Memoria, y que como tal debe preservarse, más allá del valor económico que tenga el terreno para su venta al mejor postor.

Buenos Aires, 30 de mayo de 2018, a 40 años de la Masacre.

Equipo Jurídico “Masacre en el Pabellón Séptimo”.

Contacto: Claudia Cesaroni 15-4404-5299

Gracias, Indio.

Hoy se cumplen 39 años de la Masacre en el Pabellón Séptimo.
A esta hora, en la cárcel de Devoto había cadáveres calcinados, muertos por asfixia, gritos desgarradores, golpes sobre cabezas y espaldas laceradas por el fuego.
Y, casi al mismo tiempo, se construía una, varias mentiras.
Hace 39 años, del lado de las víctimas, los sobrevivientes y las familias, no estaba casi nadie, y los medios de comunicación serviles a la dictadura construyeron un motín para justificar la matanza.
Yo soy deudora de mucha gente, en el intento de revisar lo que pasó aquel día y los siguientes.
En primer lugar, de quienes sufrieron y sufren.
Después, de quienes contaron y cantaron.
Y siempre, de quienes acompañan, alientan, suman datos, ofrecen múltiples modos de ayuda y amor.
Entre esas deudas que tengo, hoy quiero elegir al Indio Solari, porque lo están queriendo aniquilar, no por los errores que tendrá, sino por haber denunciado esta masacre mucho antes que tantos otrxs.
Así que, gracias de nuevo, Indio.

 

GRACIAS, COMPAÑERA MIRTA CLARA

Me avisa Isabel Eckerl que hoy temprano murió Mirta Clara.
No la conocí personalmente.
La leí, y cuando la convoqué a declarar en la causa por la Masacre en el Pabellón Séptimo, lo hizo, e impulsó a otras compañeras ex presas políticas, me cuenta Isabel, a hacer lo mismo.
Exactamente hace tres años, el 25 de octubre de 2013, se presentó en la fiscalía de Federico Delgado. Releo sus palabras, claras y definitivas sobre lo que significaba el Servicio Penitenciario Federal en el entramado del terrorismo de Estado, y en lo que significó esa masacre, no un “exceso” penitenciario, sino una acción deliberada, una de las “lógicas del terrorismo de Estado”, como las describe ella en su declaración: 

20161026_1127511 20161026_1128511 20161026_1129011

Y aquí, a partir del minuto 4.30, hablando de salud, justicia, y defensa de derechos elementales en tiempos de macrismo:

Nuestro agradecimiento y homenaje, compañera Mirta Clara.

A UN AÑO DE LA DECLARACIÓN DE LA MASACRE EN EL PABELLÓN SÉPTIMO COMO DELITO DE LESA HUMANIDAD

Hace exactamente un año, nos notificaron de una decisión largamente esperada. La Sala I de la Cámara Federal nos daba la razon, y declaraba que la masacre en el pabellón séptimo es un delito de lesa humanidad, imprescriptible, y que debe ser investigado por la justicia federal:

CCCF- Sala I
CFP 14216/2003/601/CA312
“C., H. y otros s/denuncia sobre hechos ocurridos el 14 de marzo de 1978 en la Unidad n°2 del SPF de Villa Devoto”
Juzgado Federal n°3 – Secretaría n°6
/////////////nos Aires, 14 de agosto de 2014.
(…)

Por lo expuesto el Tribunal RESUELVE:

  1. REVOCAR PARCIALMENTE el punto 1) de resolución que luce a fojas 76/100 de esta incidencia y declarar que los hechos ocurridos el 14 de marzo de 1978 en el pabellón séptimo de la Unidad n°2 de Devoto del Servicio Penitenciario Federal, configuran crímenes de lesa humanidad, de acuerdo a las consideraciones y apartado IV j) de la presente.
    II) REVOCAR el punto 2) y declarar la competencia del Juzgado Nacional en lo Criminal y Correccional Federal n°3, para seguir interviniendo en las presentes actuaciones, de acuerdo a lo dispuesto en el Considerando IV k) de la presente.
    III) TENER POR QUERELLANTE a la doctora Claudia Rosana Cesaroni y/o a la doctora Natalia Lorena D´Alessandro, quienes actúan en representación de D. R. B., C. A. C. , V. S. S. , J. N. O. , M. G. Q. , G. M. D. , T. R. S. , H. R. C. y V. V. C. A. ; así como a la doctora Graciela Rosenblum, en su carácter de Presidenta de la Liga Argentina por los Derechos del Hombre (LADH), con el patrocinio de los doctores Ataliva Dinani y Pedro Dinani, de acuerdo a las consideraciones efectuadas en el apartado IV h. (artículo 82 y 82 bis del Código Procesal Penal de la Nación).

Durante este año, propusimos un conjunto de medidas de prueba al Juzgado Federal Nº 3, cuyo titular es el doctor Daniel Rafecas. En ese marco, fueron llamadas a brindar declaración testimonial varios de los sobreviventes y familiares de víctimas mortales de la masacre. Por primera vez en 37 años, quienes padecieron los disparos, el fuego, el humo y los golpes aquel 14 de marzo de 1978, pudieron contarlo ante autoridades judiciales, y no frente a personal penitenciario, como debieron hacerlo después de la masacre.

Falta mucho todavía: falta reparar tanto dolor y tanta impunidad, avanzando en la causa judicial, y reconociendo el carácter de damnificados por el accionar del Estado terrorista a sobrevivientes y familiares. Y también falta generar las condiciones para que masacres similares no se repitan en cárceles, comisarías e institutos de menores de nuestro país.

Solo de ese modo, podremos afirmar que el fuego dejó de quemar.

Buenos Aires, 14 de agosto de 2015

cropped-1383660_10152225346017870_525765246_n.jpg

Contacto: Claudia Cesaroni 15-4404-5299

A 37 AÑOS DE UNA MASACRE IMPUNE

Pabellón 7º

MIENTRAS NO HAYA JUSTICIA, EL FUEGO SEGUIRA QUEMANDO

La masacre ocurrida en el Pabellón Séptimo de la cárcel de Devoto el 14 de marzo de 1978, conocida eufemísticamente como Motín de los Colchones, terminó con la vida de al menos 64 presos quemados, baleados, asfixiados y golpeados. Tras la instrucción realizada por el Servicio Penitenciario Federal, el caso fue archivado sin señalar responsables, o responsabilizando a los mismos detenidos. En 1985 Elías Neuman y en 1987 Daniel Barberis denunciaron estos hechos en sendos libros. En 2013, volvieron a denunciarse en el libro Masacre en el Pabellón Séptimo.

En marzo de 2013, el Centro de Estudios en Política Criminal y Derechos Humanos (CEPOC) acompañó a un sobreviviente a peticionar al doctor Daniel Rafecas, titular del Juzgado Federal 3 de la Capital Federal -el mismo juzgado que había dejado hacer al SPF, en 1978, y en el que se tramitan las causas de violaciones de derechos humanos durante la dictadura en jurisdicción del Primer Cuerpo de Ejército- que la causa fuera reabierta e investigada como un delito de lesa humanidad. Een marzo de 2014 el juez Rafecas resolvió que no se trataba de un delito de lesa humanidad, sino de una grave violación de derechos humanos, que debía ser investigada por la justicia de instrucción. Apelamos esa resolución, y el 14 de agosto de 2014 la Sala I de la Cámara Nacional de Apelaciones en lo Criminal y Correccional Federal nos dio la razón: la Masacre en el Pabellón Séptimo es un delito de lesa humanidad, por lo tanto imprescriptible, y debe ser investigada por la justicia federal.

Hemos dado pasos impensados hace menos de 4 años, cuando comenzamos a soñar con un proyecto de investigación que hoy tiene como resultado la visibilización de lo que se llamó motín, y fue una masacre. La cárcel de Devoto ha sido señalizada; el libro está en la calle; la causa en pleno trámite; las reparaciones económicas para familiares y sobrevivientes, solicitadas y en espera.

Hablamos del pasado para hablar del presente, y para que las muertes en el encierro no sean enmascaradas como motines.

Equipo Jurídico Masacre en el Pabellón Séptimo
Buenos Aires, 14 de marzo de 2015

TEMBLADERALES

Me provoca mucha indignación, mucho dolor y también miedo leer este tipo de notas, y no puedo dejar de hacerlo, porque siempre, desde que tengo memoria, leo diarios, me intereso por la política, milito, actúo, decido.

No tengo claro qué es lo que hay que hacer, francamente. Pero en principio, sé que hay que cuidar lo que hemos hecho. En esta nota, por ejemplo, se dice esto:

“Rafecas está siendo investigado en el Consejo de la Magistratura por un intercambio de mensajes con un abogado de Amado Boudou en los comienzos de la causa por la compra de Ciccone. Ése fue un claro error de Rafecas, traicionado entonces por un viejo amigo. De todos modos, ¿quién removería al juez que investiga a la Presidenta? ¿Podría darse la extravagante situación, acaso, de que fuera destituido el primer juez que se hizo cargo de la denuncia de un fiscal que apareció muerto? No, sin duda. “Es hora de que vuelvas a nosotros.” Ése es el mensaje que algunos fiscales le enviaron a Rafecas. El juez tiene además estrechos vínculos afectivos con la dirigencia de la comunidad judía; Rafecas escribió un importante libro sobre el genocidio perpetrado por el nazismo.”

Rafecas es el juez que debe investigar la Masacre en el Pabellón Séptimo, de la que en poco más de un mes se cumplen 37 años de impunidad. Es un caso emblemático para comenzar a horadar otra estructura prácticamente intocada: el Servicio Penitenciario Federal. Qué significará lo que, según este sujeto -que, espero que todos nos demos cuenta, no es un “periodista”, sino un operador político-, le dicen algunos funcionarios judiciales a Rafecas: “Es hora de que vuelvas a nosotros”?. Qué supone ese pedido en forma de orden mafiosa? Yo no lo sé con certeza, quizá ni siquiera sea verdad, es muy probable que no. Pero el solo enunciado, solo decirlo, es gravísimo.

Rafecas se doctoró con una tesis sobre la tortura. Tiene en sus manos una causa en la que se busca memoria, verdad y justicia sobre la aplicación de tortura – ametrallar, dejar morir vivos, golpear- a decenas de personas privadas de libertad. 64 murieron, otras sobrevivieron con ese recuerdo de horror. Espero que la investigación sobre la denuncia demente de Nisman no se lleve puesto el derecho a la verdad y a la justicia de familiares y sobrevivientes de aquella masacre impune.

http://www.lanacion.com.ar/1766724-el-gobierno-en-un-tembladeral-judicial-y-politico

20131104_145514