A UN AÑO DE LA DECLARACIÓN DE LA MASACRE EN EL PABELLÓN SÉPTIMO COMO DELITO DE LESA HUMANIDAD

Hace exactamente un año, nos notificaron de una decisión largamente esperada. La Sala I de la Cámara Federal nos daba la razon, y declaraba que la masacre en el pabellón séptimo es un delito de lesa humanidad, imprescriptible, y que debe ser investigado por la justicia federal:

CCCF- Sala I
CFP 14216/2003/601/CA312
“C., H. y otros s/denuncia sobre hechos ocurridos el 14 de marzo de 1978 en la Unidad n°2 del SPF de Villa Devoto”
Juzgado Federal n°3 – Secretaría n°6
/////////////nos Aires, 14 de agosto de 2014.
(…)

Por lo expuesto el Tribunal RESUELVE:

  1. REVOCAR PARCIALMENTE el punto 1) de resolución que luce a fojas 76/100 de esta incidencia y declarar que los hechos ocurridos el 14 de marzo de 1978 en el pabellón séptimo de la Unidad n°2 de Devoto del Servicio Penitenciario Federal, configuran crímenes de lesa humanidad, de acuerdo a las consideraciones y apartado IV j) de la presente.
    II) REVOCAR el punto 2) y declarar la competencia del Juzgado Nacional en lo Criminal y Correccional Federal n°3, para seguir interviniendo en las presentes actuaciones, de acuerdo a lo dispuesto en el Considerando IV k) de la presente.
    III) TENER POR QUERELLANTE a la doctora Claudia Rosana Cesaroni y/o a la doctora Natalia Lorena D´Alessandro, quienes actúan en representación de D. R. B., C. A. C. , V. S. S. , J. N. O. , M. G. Q. , G. M. D. , T. R. S. , H. R. C. y V. V. C. A. ; así como a la doctora Graciela Rosenblum, en su carácter de Presidenta de la Liga Argentina por los Derechos del Hombre (LADH), con el patrocinio de los doctores Ataliva Dinani y Pedro Dinani, de acuerdo a las consideraciones efectuadas en el apartado IV h. (artículo 82 y 82 bis del Código Procesal Penal de la Nación).

Durante este año, propusimos un conjunto de medidas de prueba al Juzgado Federal Nº 3, cuyo titular es el doctor Daniel Rafecas. En ese marco, fueron llamadas a brindar declaración testimonial varios de los sobreviventes y familiares de víctimas mortales de la masacre. Por primera vez en 37 años, quienes padecieron los disparos, el fuego, el humo y los golpes aquel 14 de marzo de 1978, pudieron contarlo ante autoridades judiciales, y no frente a personal penitenciario, como debieron hacerlo después de la masacre.

Falta mucho todavía: falta reparar tanto dolor y tanta impunidad, avanzando en la causa judicial, y reconociendo el carácter de damnificados por el accionar del Estado terrorista a sobrevivientes y familiares. Y también falta generar las condiciones para que masacres similares no se repitan en cárceles, comisarías e institutos de menores de nuestro país.

Solo de ese modo, podremos afirmar que el fuego dejó de quemar.

Buenos Aires, 14 de agosto de 2015

cropped-1383660_10152225346017870_525765246_n.jpg

Contacto: Claudia Cesaroni 15-4404-5299

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s